Cómo elegir unos botines de mujer que vayan con tu estilo

Hay veces que no sabemos muy bien con qué, cómo y de qué manera combinar nuestros botines. Ni siquiera estamos seguras de si nos quedará bien, porque somos demasiado bajas o estamos un poco entradas en kilos, pero aquí traigo unas pautas que servirán, además de para elegir la opción más correcta, para disipar dudas y eliminar inseguridades.

El color es la principal baza que juega un botín, dado que dependiendo del color que tanga así podremos combinarlo. Ante la duda, el marrón y el negro combinan con casi todo, osea que decantarnos por estas opciones es elegir una opción ganadora.

Debemos hablar también de la calidad. Es importante no escatimar mucho a la hora de comprar unos botines dado que al ser un calzado tan cerrado de su calidad dependerá en gran medida su comodidad y por ende la salud de nuestros pies, por no hablar de la durabilidad. La mejor opción, como no podría ser de otra forma, es la piel. Además de todo esto, optar por un buen botín de piel, nos asegura que serán ponibles en cualquier estación, ya que la piel mantiene a raya el sudor y el mal olor.

Los botines para mujer combinan prácticamente con todo, desde unos vaqueros, pasando por unos leggins y terminando por una falda o vestido. Un truco para aparentar tener las piernas más largas es conjuntar el color del botín con el de la prenda de las piernas, y a poder ser que esta prenda cubra toda la pierna, así dará la sensación de que nuestras piernas son más largas de lo que realmente son.

Por otro lado, para las mujeres un poco entradas en kilos no se recomienda el botín, ya que ensanchará tu figura. Se puede optar en este caso por una bota para estilizar tu figura.

Si eres alta no tendrás problemas con ninguna de las opciones, aunque la mejor opción será optar por botas de caña alta.

Todo esto dependerá además de los complementos que suelas lucir. Otra eterna pregunta es si los botines deben llevarse con medias cuando optamos por una falda o vestido, y la respuesta a esta pregunta es no. Se pueden lucir botines en verano perfectamente prescindiendo de cualquier clase de media.

En definitiva el botín es muy polivalente y vale para todas las mujeres y todos los estilos, haciendo de estos un imprescindible en tu armario.