Pablosky, grandes precios en Calzados Martín

Pablosky es una casa de calzado infantil que produce al año dos millones de pares de zapatos y que renueva sus colecciones anuales lanzando alrededor de 1.000 artículos diferentes. En su fabricación, han sabido combinar el trabajo artesanal con la más alta tecnología.

Es una marca experta en los pies de los chavales y en todo lo que afecta a su crecimiento, para protegerlos y darles firmeza a la vez que comodidad, incorporando, a la altura del talón, contrafuertes y en las punturas, refuerzos protectores.

Los zapatos para niños Pablosky fabricados con piel bovina teñida, son diseñados en diferentes colores, por ejemplo, en color marrón en el empeine, en verde para la parte delantera, en rojo para el talón y amarillo en el interior.

Llevan, además, una protección extra de piel en la parte del talón y otra en la puntera de plástico rugoso. Estas características los hacen perfectos para cuando los niños empiezan a gatear o en sus primeros pasos.

Sus diseños son muy estéticos y, sobre todo, están pensados para el cuidado de los pies más delicados. Son altos, cubren el tobillo, por ello, proporcionan la mayor sujeción del pie. Los cierres consisten en un velcro y dos tiras de cuero fijadas a unas anillas por las que se meten las tiras. Con este sistema se evita que puedan quitarse los zapatos y puedan perderlos.

También cuentan con una lengüeta interior que ayuda a que se ajuste bien el cierre sin que moleste al niño.

Se fabrican con una suela de goma, plana, donde se lee el lema: ‘La salud de tu hijo empieza desde aquí abajo’ y la numeración del zapato.

Todos los materiales de los zapatos han sido cosidos, salvo la suela, que va pegada.

La plantilla interior está realizada con resinas flexibles, que permite absorber la humedad, el sudor y la proliferación de bacterias, ha sido cubierta con una fina capa de piel.

Tanto el talón como la puntera llevan un refuerzo duro y flexible que protege estas zonas del pie tan delicadas.

La horma del zapato está muy bien estudiada y respeta la forma del pie.

Sobre la resistencia, con un uso normal, limpiándolos de vez en cuando, quedan como nuevos y tan flexibles como siempre.

Los zapatos Pablosky no son los más caros ni tampoco son los más baratos, pero, desde luego, son de la mejor calidad.